martes, 5 de junio de 2012

CERRO QUEMA: RAPIÑA Y PANTOMIMA MINERA


Algunas aristas del tema de la minería son sencillamente escalofriantes. En Cerro Quema, por ejemplo, las cifras hablar por sí solas. Te voy a facilitar algunas, la mayoría de ellas tomadas de reportajes en los que participan los propios mineros empeñados en sembrar, sobre la cultura del potrero, la cultura de la minería. Asumo que no están haciendo gala de algún hábito mitómano y que los guarismos, en efecto, se aproximan a la realidad.
Se afirma que el cerro rico de Los Santos podría llegar a producir 11 mil onzas de oro mensuales. Si tomamos en consideración que en la actualidad (22/V/2012) la onza de oro se cotiza en B/ 1,560.40, luego los mineros tendrían mensualmente la suma de B/17,164,400. Esto significa que anualmente la ganancia bruta rondaría los B/ 205,873,800. Si esto es así y hacemos unos cálculos conservadores de una ganancia del 25% de la cifra señalada, estos señores se ganan B/ 8,234,953 anuales. En otras palabras, cada día que el sol alumbra la cima del Canajagua se embolsan B/ 22,561.51. Mire que lo que asevero es importante, porque nunca nadie en 500 años de historia santeña ha ganado semejante cantidad de dinero, aparte de que luego que  concluyan la extracción minera ellos seguirán siendo dueños de las 14,893 hectáreas que poseen y podrían derivar de ellas otras cuantiosas utilidades. Y conste que no estoy incluyendo las 21,236 hectáreas, integrantes de las 190,000 que en la región están concedidas para exploración minera. A propósito, en un área minifundista como la santeña, Minera Cerro Quema viene a romper con el centenario esquema del minifundio para constituirse en el mayor latifundio de Los Santos y Herrera.
El asunto no termina aquí, porque has de saber que las reservas probables de la mina ascienden a 11,175 kilos de oro. Es decir, 24,585 libras que representan 393,360 onzas del aurífero metal. Dicho de otra manera, al precio del oro actual la mina tendría un valor de B/ 613,798,944. Además, mire usted por dónde va lo cosa, porque producir una onza de oro requiere procesar hasta 1.5 toneladas de roca, lo que indica que la mina santeña tendrá que moler  590 mil  toneladas de mineral que ha de ser tratado con cianuro , generará polución y contaminación de las fuentes hídricas, aparte del saqueo aurífero que la mina representa. Y piensa que estoy dejando por fuera el uso de dinamita, la demanda de agua, el consumo de electricidad, la contaminación acústica, la seguridad laboral, la compra de la tierra y la expulsión de la población, etc.
Visto así queda claro que la cuestión de Cerro Quema no es tan sólo un problema de destrucción y contaminación ambiental, porque el engendro también representa un descarado saqueo del oro de nuestra tierra, una burla a nuestra gente (a quienes se les ofrece una migaja salarial), una publicidad engañosa en la que se venden y  cacarean los “obsequios” mineros (deducibles de impuesto sobre la renta), la puesta en ejecución de una política para cooptar  a funcionarios y líderes comunitarios, además de que se pregonan “regalías” que apenas representan 4 centavos de cada balboa. Es decir, si aplicamos a la ganancia bruta la reciente reforma a la ley minera, resulta que el estado recibirá B/ 24,551,957.76 por la explotación de Cerro Quema, mientras ésta se embolsa B/ 589,246,986.00
En síntesis, lo más ofensivo de toda esta pantomima minera es comprobar que los señores de Cerro Quema, encima de que se quedan con la riqueza que nos pertenece, además pretenden que guardemos un cauteloso silencio y les agradezcamos semejante “generosidad” empresarial. En el Potosí santeño el esquema de publicidad está montado, la argucia legal se encuentra a la orden del día y las moneditas comenzaron a rodar para que el engranaje del pillaje convierta a Cerro Quema en otra muestra de rapiña minera, todo protegido bajo el sacro palio del “compromiso social y la responsabilidad ambiental”.
.....mpr...

No hay comentarios.: