jueves, 7 de enero de 2021

MACARACAS: EPIFANÍA DE LA SIERRA

 


El hombre siempre creyó que debía existir alguna manifestación de los dioses y a tal expresión o revelación la denominó epifanía. Sí, estamos ante el anuncio de algo que va a ocurrir, como en el caso del cristianismo y la venida del Rey de Reyes. En consecuencia, buscó en la bóveda celeste el signo de lo que podría suceder, como en la estrella de Belén que persiguen Gaspar, Melchor y Baltasar, la que pregona el nacimiento del mesías anunciado por los profetas.
Por eso es tan relevante en la cultura peninsular la festividad de Reyes en Macaracas, independientemente de que no tengamos la certeza de su inicio y de los reales impulsadores del Drama de Los Reyes Magos, teatro popular de añeja existencia y que por su naturaleza lo más probable es que haya estado bajo el ala protectora de la Iglesia, mediante los presbíteros, los siervos de Dios.
Lo relevante es el lugar en donde aparece, encaramado en la antigua sierra peninsular, regado por el Estivaná y el río La Villa, teniendo como actores al pueblo llano. Es la misma Macaracas de los conflictos de mediados del siglo XIX, de campesinos desparramados por la montaña y que encuentran en la cresta de los cerros el embrión de la ciudad. Allí tiene su nido la epifanía de la sierra.
Macaracas es la epifanía campesina, poblado agrícola y ganadero que se toma los montes y siembra en ellos una promesa, la esperanza de lo que ya había acontecido en la sección oriental peninsular: la instauración de la cultura occidental que florece en el mestizaje y que se hace patria istmeña, melodía en el acordeón de Gelo Córdoba y por su vía se transmuta en evento sacro-profano.
Desde antaño ll hombre peninsular disfruta del Drama de Los Reyes Magos y acude a la cita del 6 de enero, porque siente que forma parte de sus querencias, del amor a la tierra y de respeto a la tradición. Sin embargo, el drama religioso no ha dejado de ser anuncio y manifestación. Ojalá no lo olvidemos y se convierta en otra epifanía, la que anuncia el derecho a la tierra, al trabajo fecundo y a la calidad de vida.
……mpr…
En las faldas de Cerro El Barco, Villa de Los Santos a 6 de enero de 2021.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario